Las personas vivimos en una gran conversación.

¿Notaste que estás inmerso en una deriva? Esta es una forma específica de ver la vida, que constituye el devenir hacia el que te dirigís en este momento. Y todo lo que emprendas, las relaciones que experimentes, lo que obtengas como experiencias está íntimamente influenciado por esta conversación, la deriva en la que estas. Es la danza que tenes con la vida.

 Conocerla es muy poderoso y no es necesariamente fácil. Está operando sin que te des cuenta. Nos exige mirar (y escuchar) con detenimiento.

Mirarla concientemente delata todo lo creador que sos de tu vida (y yo de la mía). Te invita al sendero de protagonismo. A dar un paso extra en autoconocimiento y facilita las acciones que generan tu mundo y tus posibilidades.

Las personas experimentamos en función de la deriva en la que estamos. Dicho de otra forma: Obtenemos en función a lo que damos.

 ¿Cómo es que la escucha puede ayudarte a descubrir tu conversación con la existencia?

 Y la respuesta es sencilla. Escuchar no sólo es el acto biológico de oír sino que cuando lo hacemos le otorgamos sentido a lo escuchado. Escuchar es oír e interpretar. Y tu interpretación es tuya. Tiene que ver con tu manera de entender la vida, de darle sentido y significado a los hechos, de tu forma particular de relacionarme con otros, etc.

 Distinguir el sonido del sentido que le otorgas es un lugar dónde radica tu poder. Porque las personas decimos lo que decimos y también escuchamos lo que escuchamos. Estos no coinciden necesariamente.

 La interpretación está cargada de ti historia, del momento histórico, de lo que te enseñaron, de lo que esperas que el otro esté diciendo, de los juicios que tenes sobre el tema que conversas con el otro, de como te ves, de como ves al otro, etc.

 Todo lo escuchado es escuchado por alguien. Que piensa y siente de determinada manera.

 ¿Vamos a lo concreto? Cuando te enojas (te duele, te irrita, te exalta, te indigna o lo que sea que te pase) con lo que otro expresa estas peleando con tu interpretación del mensaje porque a lo que el otro dijo no tenes “acceso directo”. Interpretas desde quien estas siendo, desde esta deriva en la que estas inmerso.

¿Para qué querría saber de esta deriva?

Entenderlo te hace necesariamente protagonista y poderoso. Podes revisar desde dónde escuchas y recrearlo si no te es útil o te es doloroso, o te molesta. Siempre se trata de tu interpretación.

 Ejemplo: En un coaching de hace algunos días Hugo (no es su nombre real) me cuenta este evento:  recibió un mensaje de su hermana que le consultaba sobre las webs donde hizo publicidad de su local porque siguen llamando para hacer pedidos y a su papá (que se quedó con el número telefónico) le molesta, lo despiertan de noche para pedir pizza.

Hugo inmediatamente interpretó así “la intención” de su papá: “Es mentira que lo molestan. Quiere atención” En ese pedido de “¿Cuales son las webs?” escuchó “Quiero que me mires”. Intención que no podemos corroborar. Además se cargó de una emocionalidad (de rechazo en este caso) que no aportaba a nada a nadie. Salvo a la forma en se que percibe como hijo. Esto tiene que ver con lo aprendió de su relación con su padre (entre otras cosas). En su conversación privada hay otro que puede tener “ganas de molestarlo”. Si hubiese escuchado “quiere que lo miren” con ternura (en vez de con irritación) probablemente hubiese llamado a su papá para mirarlo. Y si hubiese escuchado livianamente hasta se podía divertir de lo “cursi” de su papá cuando lo extraña.

Con la interpretación que hizo se enojó, si hubiese mirado de otra forma se hubiese enternecido y en la última opción mencionada se hubiera divertido. ¡Y los sonidos fueron los mismos! (y nada que ver con lo literalmente dicho).

 En la meta-conversación (la deriva a la que estoy adherido) pasa exactamente lo mismo pero con lo que esperas de la vida, lo que ves, lo que interpretas, dónde pones la atención y el énfasis, hasta donde te animas a entregarte, etc. Es tu relación con tu vivir.

¿Cómo influyó en su hacer la deriva de Hugo?

Si en la deriva de Hugo su accionar está determinando al mundo porque siente que “todos somos uno” podría haber conectado con la compasión y colaborar a un “lugar mejor” entregado a mirar a su papá. O si entiende que cada cual está viendo como “sacar tajada” se va a defender porque la atención que le doy es atención que quito, es una mirada de defensa y carencia. 

Obtenemos lo que ponemos en términos de la inquietud. En función a esta interpretación “grande” de la vida escucho lo que escucho.

 Si estas en Argentina es super fácil verlo en el dominio de la política. Con dos “bandos” bien marcados cada uno escucha ataques del otro. Aún en aquellas situaciones en las que podría no ser un ataque, cuando sería fácil dudar de lo que interpretado. Si sólo podes escuchar en un sentido, que se dirige en igual dirección: es la metaconversación que te tiene atrapado.

 Claves para identificar (y ser más libre) de la deriva en la que estamos:

  1.  Entendiendo que no tenemos acceso a las “intenciones” de otro. Lo que vemos es lo que opinamos no lo que es.
  2. Observando nuestra propia tendencia en este camino que hacemos desde lo que se dijo a lo que escuchamos. (¿Casi siempre me defiendo? o ¿Necesito ir “haciendo justicia”? ¿Mucho de lo que escucho me da risa? ¿Muchas personas me hablan de “pavadas”? ¿Cual es el patrón que se repite en mi escucha? Si algo aparece frecuentemente no es lo que el otro dice, es lo que escuchamos nosotros.
  3. Estar abierto a chequear. (Ej: ¿Cuando me decis que no queres salir es que hoy no queres o que no queres salir conmigo? Aclarar lo que nos inquieta)
  4. Tener a disposición el descubrimiento de tu tendencia frente a nuevas situaciones. Ser consciente de que nos es fácil escuchar desde determinado lugar nos da poder.
  5. Acallar la mente: meditar, respirar, bailar. Sostenidas en el tiempo influyen poderosamente en la calidad de nuestra meta-conversación (la que tenemos con la vida).

 Como todo simplemente se trata de aprender. Ponelo a prueba y encontrarás nuevo mundos.

¿En qué conversación estás?

 En las conversaciones de coaching enfocamos en la metaconversación de nuestro clientes. la observamos, la hacemos consciente para diseñar aprendizajes en función de sus inquietudes. Si queres trabajarla a fondo, conocerte y experimentar desde otros lugares no dejes de escribirnos. Es un espacio donde tenemos el poder de diseñar nuestras vidas y te ayudamos a explorar (y explotar) el tuyo. ¡Te esperamos!

 Hasta la próxima

 Gabrielle

Photo by <a href=”http://foter.com/author/c51caf”>Max and Dee</a> on <a href=”http://foter.com/re/e427a4″>Foter.com</a> / <a href=”http://creativecommons.org/licenses/by/2.0/”>CC BY</a>