Hablar de habilidades conversacionales es hablar de la calidad de nuestras relaciones.  La cercanía, intimidad, confianza y posibilidades que tenemos con otros son la consecuencia de cuán hábiles somos conversando.
Desagreguemos los elementos indispensables a observar y apliquemos las distinciones pertinentes. Te garantizo de que si empezas a conversar conscientemente tu mundo será mucho más rico.
La conexión y la comunicación con otros tiene básicamente dos dimensiones.

La primera es interna y se trata de la percepción. Eso que sentimos en el idioma que excede las palabras (que está alimentado por nuestra conversación privada y la que tenemos con la vida, en general de forma transparente. No la notamos facilmente). Para conocerla pensemos en nuestra relaciones mas íntimas. Muchas comenzaron antes de que supiéramos hablar y podíamos sentir lo que nuestra familia sentía (especialmente mamá). Estábamos bien si ellos lo estaban o inquietos/molestos cuando el clima emocional no era armónico o relajado. En esta dimensión la comunicación es de sensaciones. De lo que escucho en la corporalidad del otro, en sus gestos, en la energía que emana cuando me habla. No es lo que se dice en lo literal, es lo que siento con lo que se esta diciendo. Esta percepción es determinante también para conocer el observador que estoy siendo, mis paradigmas primarios.

La segunda dimensión es externa, es lo dicho,  es el lenguaje. Si hacemos un buen uso de él, generamos contextos adecuados, podemos aclarar expectativas y generar acuerdos, trabajar juntos y co-construir realidades o simplemente relacionarnos desde el fluir y el disfrute. Por esto los coachs creemos que hablar es hacer. Es en las conversaciones que vivimos (y omitimos) donde  estamos abriendo (y cerrando) posibilidades.

En esta dimensión lingüística podemos distinguir  los actos básicos. Estos existen en todos los idiomas y culturas y conocerlos nos potencia, nos permite ser mas efectivos en nuestras interacciones. Es importante agregar que en cada acto lingüístico estoy asumiendo una responsabilidad y su incumplimiento tiene consecuencias.

???? Afirmaciones > Estamos haciendo una afirmación cuando nos referimos a los hechos. En estas la palabra aparece después del mundo. Se trata de mencionar sin interpretar. Ejemplo: Nací el 30 de diciembre de 1980. Las afirmaciones pueden ser corroboradas por otros. Carecen de juicio de valor.
???? Declaraciones > En estas el lenguaje precede al mundo. Cuando dijimos “Ahora somos libres” en 1816 generamos un nuevo mundo para nuestra Argentina. O cuando decimos “basta” desviamos el rumbo de algo que viene dándose. Las declaraciones abren mundos nuevos. No nos vamos a ver mañana si primero no acordamos el encuentro. Es mi palabra la que está moldeando lo que sigue. Dentro de las declaraciones podemos reconocer algunas fundamentales:

  • El “si”  nos permite darle curso a algo. Permitir o fomentar que algo suceda.
  • Con el “no” así como el “basta” ponemos un límite. Interviene como freno.
  •  El “no se” es sobre la que podemos construir un camino de aprendizaje. Es la que nos invita a entregarnos a la transformación cuando lo que quiero lograr no está a mi disposición actualmente.
  • “Gracias” Es la declaración que da por cerrado el cumplimiento de un acuerdo con otro o la que me permite hablar de abundancia con la vida. La gratitud es ese estado emocional que surge en mi cuando me enfoco en todo lo que me hace un afortunado. Cuando veo lo que tengo que podría no tener (desde que abro los ojos mágicamente cada mañana hasta el mínimo accesorio que decora mi existencia)
  • La declaración de amor” es la declaración que alimenta nuestras relaciones. No hace falta estar subiendo un balcón o contratar un mariachi. Decir “te amo” no es irrelevante dentro de nuestros vínculos.
  • Con la declaración del perdón” nos permitimos limitar la afectación que las circunstancias dolorosas provocaron en nuestras vidas. Nos “reseteamos”, dejamos el pasado atrás para eso específico que me está influyendo. Nos permite salir del resentimiento con el mundo enorme de posibilidades que eso significa. También es la declaración en la que reconocemos a otros que no estuvimos bien, que nos hacemos cargo de no haber cumplido un compromiso o acuerdo.
  • Con la “declaración de identidad” me defino a mi mismo. Es demasiado poderosa para usarla sin consciencia. Definirnos puede acotarnos muchísimo.

La principal responsabilidad que adquirimos cuando hacemos declaraciones es la de tener la autoridad necesaria para hacerla.

???? Juicios > Son un tipo de declaraciones. Se refieren a la interpretación que hacemos de los hechos para ser mas efectivos en el futuro. Comúnmente es lo que llamamos opiniones. Habitan en el observador que los hace y nos sirven para tomar decisiones. Ejemplo de juicios “Javier es un mal administrador”. Esta idea me servirá para no pedirle que maneje la cuentas. O “Federica es malhumorada” No voy a pensar en ella para que me divierta. Los juicios pueden ser fundados (tener fundamento suficiente para confiar en ellos) o infundados (no tengo fundamento suficiente para sostenerlos y asumimos mucho riesgo cuando los consideramos en la toma de decisiones). En el coaching miramos los juicios bajo lupa. Especialmente aquellos que nos inquietan de manera especial.
???? Promesas > Pueden resumirse en dos tipos: Pedidos y Ofertas. En cada uno de estos conversamos con otros para lograr acuerdos y alcanzar resultados que no podemos por nosotros mismos. No somos infalibles. Nos necesitamos mutuamente. En el primero solicito cooperación y con el segundo me pongo a disposición para cooperar.

Las conversaciones no son sólo hablar. También necesita escucha.  Y hacerlo efectivamente también requiere del desarrollo de una habilidad especifica. La apertura corporal, el silencio en nuestra mente y la aceptación desde nuestras emociones son la disposición correcta para que exista.

En definitiva, los elementos de una conversación efectiva

Habilidades conversacionales = Percepción + Habilidades para hablar + Habilidades para escuchar
Lo “ideal” es que todos los elementos comuniquen lo mismo, sean coherentes. Buenas conversaciones son grandes relaciones.  La confianza crece y con ella el nivel de intimidad. Si soy muy bueno en el uso del lenguaje pero lo que digo no es lo que siento la duplicidad y la manipulación en el largo plazo se perciben. Si soy muy honesto y transparente pero en el uso del lenguaje soy pobre la coordinación de acciones será confusa, implementar acuerdos será complejo y la frustración estará muy a mano.
Ambas dimensiones nos invitan a asumir el protagonismo. La percepción es una puerta al autoconocimiento, a ver mis motivos, mis inquietudes profundamente para saber que esta comunicando mi antena (es como un wifi). Y las habilidades conversacionales se aprenden y desarrollan como cualquier otra. (En la Experiencia 40 días tenemos un capítulo completo para desarrollarlas!)
Si tus relaciones no están siendo todo lo satisfactorias que te gustaría es momento de hacerte cargo de tu poder y comenzar tu transformación.
A través de la consciencia y el aprendizaje podemos crecer y mejorar cada una de nuestras relaciones en cualquiera de los dominios (familia, trabajo, amigos, dinero, el ámbito que sea) Por lo pronto empezar a distinguirlas puede incrementar nuestra responsabilidad y comenzar a ser impecables con lo que decimos.
Estamos creando nuestra realidad y asumir el protagonismo desarrollando estas habilidades, nos transforma en sutiles artistas. Artistas conscientes y responsables del mundo que construimos.
Hasta la próxima,
Gabrielle
Photo on <a href=”http://foter.com/re/65e90b”>Foter.com</a>